-

Comprobado: SEXO es mejor con MÚSICA


¿Debemos escuchar música mientras tenemos sexo, o no?


Yo sé que esta pregunta ha tenido a la humanidad discutiendo durante décadas. Seguramente “en aquellos tiempos” este debate no existía, porque ha de haber sido muy inconveniente pedirle a un violinista que se quedara a tu lado o, tiempo después, cambiar un vinilo a cada ratito. Así que la gente solía “cachondear” en total silencio. Pero ahora es tan sencillo como hacer tu playlist para la ocasión, presionar un botón y, ¡PUM! se hace la magia y Marvin Gaye, Disclosure, Massive Attack, Pink Floyd o un buen Psytrance (ahí dependiendo del gusto de cada quien, obvio) te acompañarán en ese momento.

Escuchar música mientras manejamos en el tráfico, hacemos ejercicio, dibujamos o creamos cualquier tipo de arte, hace que el momento sea mucho mejor y nuestro cerebro produce dopamina, ese químico que nos genera una sensación de bienestar general, la misma que segregamos cuando comemos algo que nos gusta. 

Resulta ser, que casi toda la gente a la que le he preguntado no escucha música mientras anda romanceando porque se le olvida, no les da tiempo, o no tiene los elementos necesarios y simplemente lo deja pasar; y aunque nosotros tenemos música propia y es suficiente con escuchar a tu pareja y escucharte a ti mismo, un buen playlist casi nunca estará de más. 


¿Más pruebas?

Pues resulta que varias universidades han hecho estudios al respecto y uno en particular explora la relación entre escuchar música y realizar un ejercicio ligero. Estos estudios apuntaron a que la gente que escucha música mientras hace ejercicio se cansa menos y pone mas atención a sus movimientos que aquellos que se ejercitan en silencio. Obviamente el sexo es un ejercicio cardiovascular excelente y la relación es obvia, ¿no?; en lugar de hacer 30 minutos de aburrida elíptica, con una buena sesión sexual musical nos cansamos menos y tenemos mejores resultados.

Entonces tenemos la respuesta: El escuchar música en la cama hace que nuestro cuerpo genere una doble dosis de dopamina, doble sensación de bienestar general y, ¿a quién no le gusta eso? 

Obviamente el contenido de los playlists depende de el gusto de cada quien y como dicen por ahí, “en gustos se rompen géneros”, pero aquí les van unas recomendaciones personales:





¿Cuáles son las tuyas? 

Texto por Carla Carrillo 
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario