-

15 cosas que podrías estar haciendo y que denotan tu mala educación




Desde que somos muy pequeños nuestros papás, o la gente a cargo de nuestra educación, hace lo posible por enseñarnos a convivir con otros seres humanos y a ser agradables. Nos enseñan a masticar con la boca cerrada, a decir "gracias", "con permiso", "de nada" y muchas otras convenciones sociales; pero hay algunos puntos que al pasar de las generaciones, con la relajación en la que vivimos y la pseudo igualdad de géneros, estamos pasando por alto. Estos son algunos que nos vienen a la mente.

1. Pelearte con tu pareja en público. No nos interesa saber los pormenores desagradables de tu vida privada y para ser honestos, a ti tampoco te interesaría saber los de los demás. Es muy incómodo cuando una parejita se empieza a pelear enfrente de ti. Además, cuando haces participes a extraños de tus desencuentros amorosos provocas que los demás se metan, y por supuesto, eso llevará siempre a un final caótico.

2. Llegar a una fiesta privada con las manos vacías. No tiene que ser algo costoso, el artículo varía dependiendo de la ocasión, pero siempre se agradece el detalle.

3. Interrumpir constantemente a tus interlocutores. No nada más es de muy mala educación, también es una muestra de lo inflado que está tu ego. Cuidado ahí, porque a nadie le gusta la gente que tiende a aventarse monólogos cada vez que puede.

4. Escupir en público. ¿De verdad?. A menos de que seas un camello, no existe explicación lógica para que tengamos que ser testigos de algo tan desagradable.

5. Escribir mal a propósito. Es perfectamente comprensible que tengas una mala ortografía si creciste en una población marginada y nunca tuviste acceso a la educación, pero si no es el caso, el escribir con "horrores" de ortografía y ademas hacerlo por "ke se be kool", solo provoca que el lector tenga que pasar mas tiempo descifrando tus mensajes. Así que la verdad, no es sexy, ni es atractivo y definitivamente no esta "cool".

6. Gritar. Por supuesto nos referimos a los gritos durante una conversación, todos los demás gritos de alegría y celebración están excluidos. Gritar cuando estás tratando de convencer a alguien de algo es contraproducente e irritante. De verdad, procura no hacerlo. Siempre será molesto y rara vez lograrás tu objetivo.

7. Este punto es polémico: Abrirle la puerta del coche a una chica, sacarle la silla, ceder tu lugar, etc..
Al parecer esta generación ya olvidó esos gestos de caballerosidad que eran básicos en la época de nuestros abuelos e importantes en la de nuestros papás. Muchas chicas hasta se sienten ofendidas porque les abras una puerta porque son "feministas" y ellas pueden hacerlo, pero la verdad es que este gesto no se originó porque no pudiéramos bajarnos solas de un coche, si no por simple galantería. Algunas apreciamos profundamente a los que lo siguen haciendo.

8. Ser huésped de alguien demasiado tiempo. ¿Te acuerdas de el dicho que dice: "El muerto y el arrimado a los tres días apestan"? Muy sabio. Por mas cercano que sea tu amigo o tu familiar, a partir de cierta edad aprovecharse de la hospitalidad de alguien es molesto, es la verdad.

9. Tocar el claxon excesivamente.  Es un recurso que está ahi para evitar un choque, no para hacer que todos a tu alrededor seamos partícipes de tu neurosis. ¿Nunca has estado tomando un café tranquilamente y pasa un loco haciendo un escándalo a tu lado?, es muy molesto y solo denota tu mala educación.

10. Tirar basura y colillas en la calle o en cualquier espacio público. Los hábitos que tengas en tu casa son muy tuyos, pero el resto del planeta lo compartes con todos nosotros. Acuérdate de eso y educa a todos a tu alrededor.

11. La manera en la que tratas a los animales. Bien lo dijo Gandhi: "La grandeza de un pueblo se juzga por la manera en la que trata a sus animales". La bondad es de buen gusto siempre.

12. Llevar críos escandalosos a lugares para adultos. Si de plano fracasaste como educador y tus chavitos no se saben comportar en público, por favor no los lleves a restaurantes, al teatro y al cine. Déjalos que griten y rompan todo lo que quieran en tu casa, pero ¿que culpa tenemos todos los demás?

13. Dejar tu marca en paredes, árboles y sobre todo... en monumentos históricos. Si estás enamoradísimo de tu nuevo ligue, quieres dejar algo que dure para siempre y les recuerde esos bellos momentos: ¡Planten un árbol! No dejes esos rayones espantosos que a nadie le importan (y que probablemente a ti te dejarán de importar en unos años) para que todos los extranjeros que lleguen a nuestro país vean nuestra falta de patriotismo e identidad cultural (ahhhh!, pero eso si... como gritan cuando juega la selección, ¿verdad?.)

14. Maltratar a la gente que está a tu servicio. Cuando le hablas mal a un mesero, un policía que no te he hecho nada, la muchacha de servicio doméstico o cualquiera que te esté brindando un servicio, lo único que estas demostrando es que nunca has tenido esos recursos y por lo tanto, no los sabes manejar. Que estás acomplejado y que no sabes ser agradecido con la vida por estar en una situación privilegiada. Perdón, pero eso es señal inequívoca de una persona con muy mal gusto.

15. Tu higiene personal. No creo que este punto requiera mayor explicación. Simplemente es desagradable tener que convivir con alguien que se ve y huele mal.

 ¿Que opinas?, ¿Se te ocurren otros?

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario