-

Adoctrinamiento religioso infantil: borrando la linea entre la realidad y la ficción.




Los niños pequeños que han sido criados dentro de alguna religión, tienen mayor dificultad al diferenciar entre los hechos y la ficción, de acuerdo a un nuevo estudio publicado en Julio del año pasado por el diario multidisciplinario “Cognitive Science”.

Los investigadores les presentaron a niños de 5 y 6 años, de escuelas públicas (laicas)  y privadas (religiosas), tres tipos de historias diferentes - religiosa, fantástica y realista- en un esfuerzo por calibrar que tan bien eran capaces de identificar los elementos imposibles de la narrativa como ficticios.





Como ejemplo, está la historia bíblica de José.

Religioso:
José fue enviado a una tierra muy lejana con un rey malo. Dios le mandó a José varios sueños previniéndolo de las terribles tormentas que estaban por venir y José utilizó esos sueños para  ayudar al rey a proteger su reino. José impresionó al rey y se volvieron amigos.

Fantástico:
José fue enviado a una tierra muy lejana con un rey malo. En la tierra muy lejana había terribles tormentas y José utilizó sus poderes mágicos para ver el futuro y ayudarle a al rey a proteger a su pueblo de estas tormentas. José impresionó al rey y se volvieron amigos.

Realista:
José fue enviado a una tierra muy lejana con un rey malo. En la tierra muy lejana había terribles tormentas y el rey se percató de la impresionante capacidad que tenía José para observar el cielo y predecir los diferentes fenómenos meteorológicos y empezó a confiar en esta habilidad para tomar sus decisiones. José impresionó al rey y se volvieron amigos.



El estudio encontró que de los 66 participantes, los niños que asistían a escuelas religiosas o pertenecían a alguna parroquia, eran significativamente menos capaces de identificar a los elementos sobrenaturales, como animales parlantes, y clasificarlos como ficticios.
Al concebir los eventos religiosos, aparentemente imposibles (como Jesus transformando el agua en vino), como algo que se puede lograr por medio de la intervención divina, los niños religiosos confían en que aplicará en otras situaciones en la vida cotidiana.

Como era de esperarse también, hubieron marcadas diferencias entre los niños seculares y los niños religiosos al diferenciar los personajes fantásticos de los realistas.

Al darse a conocer el resultado del estudio y dada la naturaleza del tema, las opiniones respecto al resultado del mismo no se hicieron esperar y tienen varios enfoques. 

Hay quienes dicen que los niños seculares, al no ser expuestos a ninguna religión, pierden mas rápidamente su capacidad de imaginar y de maravillarse (como lo hacen con Santa Claus) y que el contarles algunas historias fantásticas, con un mensaje positivo, no afecta en nada a su desarrollo.




Por otro lado, se dice que el adoctrinamiento religioso es una desventaja (y algunos hasta lo catalogan como abuso infantil), puesto que provoca que las lineas entre lo real y lo ficticio se desdibujen en un momento en donde se definen (muchas veces de manera irreversible) los comportamientos y los modos de pensar que luego el ser humano va a utilizar durante el resto de su vida. El resultado, en muchas ocasiones, son adultos confundidos, con miedos y culpas que solo afectan su potencial y desarrollo como seres humanos y por supuesto, en sociedad.





¿Tú qué opinas?

By: Carla Carrillo 
fuentes:
www.bbc.comwww.wakingtimes.comwww.iflscience.comwww.huffingtonpost.com
Share on Google Plus

1 comentarios :

  1. INFECTAR UNA MENTE INFANTIL, TIERNA, CÁNDIDA Y LIMPIA, CON MENTIRAS OBSCENAS QUE PROBABLEMENTE LO DISMINUYAN INTECTUALMENTE EN SU VIDA ADULTA, ES UN CRIMEN DE LESA NIÑEZ.
    DEBERÍA ESTAR PENADO SEVERAMENTE.

    ResponderEliminar